Nombrar a Dios en vano

No suelo usar la palabra de Dios muy a la ligera, una porque no estoy muy segura de su significado, dos porque considero que si es que existe ya tiene mucho trabajo sério en este mundo para ocuparlo con cualquier tontería y tres la vida me ha demostrado con personas que he conocido, muy de Dios, que una cosa es nombrarlo y otra predicarlo, así que yo por si acaso tengo sumo cuidado cuando lo nombro.

Es que la palabra de Dios hoy se aplica para todo, muchas personas son como aquel dictador que firmaba veinte fusilamientos diarios y los domingos iba a misa, comulgaba y ya estaba perdonado o como esas mujeres (hombres) que les gusta publicar las frases, con Dios siempre, blindada por Dios, soy la consentida de Dios, bendecida y afortunada, como ven los slogan son variados y después no respetan ese mandamiento que dice, no cometerás actos impuros y terminan siendo infieles a sus esposos (esposas) o esas que usan el aborto como método anticonceptivo, esas deben entrar en ese de no matarás o las que culpan siempre a Dios si alguna conquista no les sale como lo pensaron, ahí es cuando me pregunto que tiene Dios a ver con todo eso, cuando mentimos, cuando traicionamos, cuando nuestras acciones lastiman gente inocente, cuando calumniamos, que hizo él para tener que cargar con tantas responsabilidades, será por eso que me desagrada tanto ciertas personas, no por lo que hacen, porque su vida es su problema sino por no asumir sus actos, por no tener la valentía de hacerse responsables de los daños colaterales que ocasionan.

Por eso cuando Julio Cesar le dijo a Pompeya, su mujer “no basta que la mujer de Cesar sea honesta, también tiene que parecerlo”, esta frase del emperador quedó como paradigma de conducta. Ser y parecer deberían son dos categorías tan ligadas como la teoría y la práctica.

Lamentablemente no es así!

12 comentarios en “Nombrar a Dios en vano

  1. Estrella RF dijo:

    Para mucha gente, las cosas mal hechas son las de los demás, ellos siempre actúan bien aunque hagan lo mismo. Es la hipocresía a la enésima potencia.
    Si eres sincero y consecuente con tus actos, parecerás lo que eres, sin doblez, pero creo que está a la orden del dia aparecer como quien no se es.
    Buena reflexión. Feliz año, sin dobleces y un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s