El tiempo

Es impresionante como el tiempo se ha vuelto mí cómplice, por alguna razón desde hace tiempo bailamos la misma melodía!

Está noche volvió a pasar, me acosté inquieta, no lograba dormir, había algo que me molestaba, no dejaba de pensar y ninguno de mis pensamientos eran agradables, había momentos que no lograba controlar esa ansiedad que sentía y de repente de una noche tranquila y un cielo lleno de estrellas llegó una tempestad difícil de explicar, una brisa que parecía que quería derrumbar todo lo que se cruzara a su paso, me levanté, subí la persiana, abrí la ventana, prendí un cigarro y me quedé hipnotizada admirando todo ese poder y como él me daba tranquilidad, sentía que me hablaba, que me decía, tú quédate tranquila que yo me encargo de todo, así que cerré la ventana y me acosté, me dormí en seguida con ese arrullo que me cantaba al oído.